sábado, 18 de febrero de 2017

¡Víctor y Marín absolución!

El pasado 22 de marzo de 2014 dos compañeros de Moratalaz, Víctor y Marín, fueron detenidos en el metro tras finalizar la manifestación de las “Marchas de la Dignidad”. La detención se produjo cuando un agente de seguridad del metro estaba agrediendo a una persona  y nuestros  compañeros decidieron mediar para intentar evitar que la agresión continuase. En ese momento agentes “secretas” de la Policía Nacional decidieron intervenir y detuvieron a nuestros compañeros. Hay que destacar que la detención se produjo SIN que los policías secretas se hubieran identificado, por lo que en el momento de la reducción nuestros compañeros no sabían quién les estaba agrediendo ni deteniendo. También hay que destacar que la detención se produjo de manera violenta, propinando los policías golpes a nuestros compañeros. La pregunta sería, por qué detener a dos personas cuando lo único que hicieron fue intentar evitar que una agresión continuase. Parece que la respuesta más evidente es que a la Policía, como representantes de la autoridad, no se les puede cuestionar de ninguna manera; que como agentes del orden están por encima de la plebe que tiene que oír, ver, callar y agachar la cabeza ante la poderosa legalidad que el arma y la placa otorgan a su soberbia. Nuestros compañeros fueron víctimas de un claro caso de abuso de autoridad y violencia policial. Lo triste es que este hecho es demasiado cotidiano. Lo triste es que hay demasiadas víctimas de violencia policial y abusos de autoridad -¡aunque sólo hubiese una ya sería intolerable!-. Lo triste y lo real es que tenemos los derechos que ellos permiten cuando ellos lo permiten, lo que significa que somos meros siervos relegados a la arbitrariedad de unos agentes que, dependiendo como tengan el día, quizás te lleven detenida.
Con este comunicado queremos reclamar la absolución de nuestros compañeros, por ser ellos las víctimas de la impunidad policial y no los culpables, y  además queremos denunciar alto y claro el estado policial en el que vivimos y el poder que la policía tiene en todos los ámbitos de nuestra vida, cuyas consecuencias más comunes son el abuso de poder y el ejercicio de la violencia psicológica y física.
 Para nuestros compañeros, ese día les hace enfrentarse a unas penas de DOS AÑOS y MEDIO por los delitos de desórdenes y atentado a la autoridad, pese a que los únicos que practicaron la violencia fueron ellos, los de siempre, la policía. El simple hecho de que nuestros compañeros tengan que ir a juicio el próximo jueves 23 de febrero por un delito no cometido es un despropósito, pero que exista una probabilidad de que sean condenados roza lo absurdo. No obstante ni ellos, ni nosotros, nos vamos a amilanar, y  el día del juicio nos tendrán presentes allí demostrando una vez más que la solidaridad de clase es nuestro arma más fuerte. 
Por eso hacemos una llamada para apoyar a nuestros compañeros el próximo jueves 23 de febrero a las 12:00 a.m en el Juzgado de lo Penal en la C/ Julián Camarillo.
                               ¡Víctor y Marín, absolución!

                              ¡Basta ya de montaje policial!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada